martes, 16 de junio de 2015

ETAPA 32. O'PEDROUZO - SANTIAGO DE COMPOSTELA

Efectivamente, me despiertan a las 5 y decido que iré con ellos.

Recojo todo y salimos a caminar a las 5:30. El cielo está totalmente oscuro y no hay nadie por la calle. Cruzamos el pueblo y entramos en el bosque. Aquí la oscuridad es total. Vamos en fila india y el primero y el último llevan una pequeña linterna para iluminar un poco dónde ponemos lo pies. Lo peor es que es muy fácil meterse en un barrizal o tropezar con las raíces de los árboles o alguna piedra, pero la sensación de andar y mirar a los lados y arriba y verlo todo negro es brutal.


Esta gente va a un ritmo trepidante, claro que esta oscuro y no hay nada que ver, pero si siempre andan así no se habrán percatado de la mitad de las cosas que yo he visto estos días :-)

Pero ahora se que lo bueno del Camino es hacerlo como a uno le apetezca. Ahora todas las opciones me parecen válidas y más si cuando las tomas te están bien. A ellos les gusta salir pronto, llegar al albergue pronto, hacer una buena comilona, siesta, ...  aunque yo prefiero hacerlo de otra manera. Recuerdo que la primera vez que vine miraba con desdén a los peregrinos corrían demasiado, o a los que que se hacían llevar la mochila y pensaba: esto no es hacer el Camino. Luego yo tuve que dejar mi mochila e incluso hacer un par de etapas en taxi porqué las llagas en los pies no me permitían caminar dos pasos. Y lo he hecho riendo y parando a tomar una cerveza en cada pueblo por los que pasábamos, y lo he hecho tumbándome a dormir en un prado, o debajo de unos árboles; reservando cama en un albergue o sin reservar y teniendo que andar 10 km más para poder dormir. O haciendo etapas larguísimas o etapas mucho más cortas. Y todo es Camino...

Este año venir sola ha tenido otro significado. Evidentemente hay momentos de compartir y de socializar; de hablar con unos, de caminar juntos algunos tramos, de ir a cenar o de intercambiar fotos y anécdotas, por esto ha sido tan especial este último día en los que mis reencontrados amigos me hacen compañía y me permiten compartir con ellos esta experiencia inolvidable.

Paramos en un bar de Lavacolla para desayunar pero a pesar de que dice que abre a las 8 esperamos hasta las 8:20 y no viene nadie a abrir.


Pararemos más abajo, en San Marcos, en el chiringuito del camping. Desayunamos rápido y seguimos camino hasta Monte do Gozo.

El Guindilla, Paolo, Ricardo y Álvaro inmortalizándolo
Nos hacemos las fotos de rigor y seguimos. Estamos a 3 kilómetros de Santiago.


Que mal me salen los selfies y que feo que es el monumento!!!
La entrada a la ciudad la hago con Álvaro pero como vamos charlando me pasa bastante desapercibida. Es como todas las entradas: autopistas, avenidas anchas, transito, mucha gente a pesar de ser sábado y tan pronto, pero nada que ver con cruzar Burgos o León.


Luego enfilamos por la Rúa de San Pedro, ya en el casco antiguo de Santiago, una calle adoquinada con casitas bajas a los dos lados y a lo lejos vislumbramos una de las torres de la Catedral.

De aquí a la Rúa das Casas Reais, en la llamada Ciudad Vieja de Santiago y que desemboca en la Praza Cervantes.

Y me despego un poco de mis amigos y hago sola este último tramo hasta la Catedral. La emoción es bestial y tengo los ojos inundados.


Entrar en la Praza do Obradoiro y ver la Catedral, darte cuenta de que has llegado y que has recorrido 755 Km a pie, con lluvia, con sol, acompañada, riendo, llorando, con calor, encontrándote fatal, sola, pasando sed, pletórica o teniendo sueño, cansancio, dolor de pies, llenándome los pulmones y la vista de verde, con alegría, y por qué no, a veces con dolor en el alma; recordando a toda la gente que de alguna manera me ha acompañado en este recorrido, algunos que estarán conmigo para siempre y otros de los que ya no recuerdo ni el nombre, pero con los que compartí momentos de esta vida tan intensa que es el Camino de Santiago.


Y entrar en la Plaza del Obradoiro y llorar y dar las Gracias, no se a quién ni a qué, pero gracias por dejarme vivir esta experiencia que me ha llenado tanto y que me ha cambiado tanto. Y es cierto que impresiona, que no hay palabras y que en parte da vértigo pensar que has alcanzado tu objetivo y hay un momento de sentirme vacía pero luego me doy cuenta de que lo verdaderamente importante no es lo que he hecho sino cómo lo he hecho;  que lo verdaderamente importante no era llegar sino el recorrido que hecho hasta aquí.


Son casi las 11 de la mañana. Vamos a buscar la Compostela y me voy al albergue a dejar la mochila y ducharme.

Y esta vez y tanto que lloro. Casi no puedo parar. Pero no es de pena, no se, es algo incontrolable pero bueno. 


Regreso a la Catedral para ir a la misa del Peregrino. Muy emocionante y ver el botafumeiro en acción es realmente espectacular. Son de estas cosas que has visto mil veces en fotos o reportajes y que forman parte de tu bagaje histórico y cuando las ves impresionan. 


Después de misa vamos a comer a Casa Manolo, un restaurante típico para peregrinos y por la tarde paseamos por Santiago y nos vamos encontrando con otros peregrinos con los que hemos coincidido estos días. Me hace especial ilusión encontrar a la chica coreana con la que he coincidido desde el primer día, cocinando en Rabanal del Camino y con la que compartí una de las etapas más duras.

Personajes en Santiago
Cenamos los cuatro de tapeo por el casco antiguo y después me acompañan al albergue y nos despedimos. Ellos mañana se van temprano de Santiago y yo me quedaré hasta la noche.


Y he sido valiente para hacer este recorrido tan largo y ahora lo seré para coger un avión que me llevará a casa, a lo largo de 1.200 km. en una hora y cincuenta minutos. Y aquí es dónde se hace evidente que el tiempo es relativo. 

Me ha costado más de un mes terminar estas dos últimas entradas. Las escribí mientras esperaba mi vuelo de regreso a casa pero no ha sido hasta hoy que las he releído y retocado, que he podido publicarlas. Fue realmente tan intenso que no podía dedicarle estos minutos.


Ahora sólo me queda daros las Gracias por acompañarme estos días, por leerme, por los mensajes de ánimo, por hacerme saber que estáis aquí conmigo, por quererme y dejar que os quiera.

Tod@s sabéis quienes sois y lo importantes que sois para mi, pero especialmente quiero dar las gracias a:

Iu, Pau, Ferran i Bru, amor incondicional
al Txetxu, per fer-ho possible i per ser-hi
a la mare i els meus germans per ser-hi i al pare per acompanyar-m'hi sempre
a la Eva, love you xurri
a la Montsino perquè algún día caminarem juntes
a la Rosa i a les meves nenes de Vinarós, va ser genial!
a Danna y a Courtney por las clases de inglés :-)
a Lourdes por la lección de autoestima
a les Llopes, sabeu que esteu al meu camí
a mis compañer@s de trabajo, especialment al meu USA team
y a Ál y la trupe de los 70 por dejarme compartir con ellos mi último día y por abrazarme cuando lloré.
Y a tod@s con los que he compartido mis días en el camino. 

El camino está y estaba dentro de mi, sólo he dejado que fluyera. Estoy feliz :-)



lunes, 15 de junio de 2015

ETAPA 31. CASTAÑEDA - O'PEDROUZO

Me despierto sobre las 7:30. La alemana que tenía en la cama de abajo de la litera se ha ido a las 6 de la mañana, coso que agradezco porqué esta última hora y media puedo dormir sin oír sus ronquidos sobrehumanos!!!

Recojo todas mis cosas y me voy al bar de abajo a desayunar. Me tomo un café con leche y una pasta con forma de cruasán y tamaño familiar. Hablo un rato con las dueñas del albergue y me regalan un trozo de bizcocho casero para el camino.


Salgo a caminar y cuando llevo unos dos kilómetros de camino me encuentro a Federico, un madrileño que también hace el camino solo.

Vamos andando juntos hasta Arzúa. Él se queda a desayunar aquí pero yo quiero seguir porqué aún no tengo hambre.

Me paro en Taberna Vella, a un poco más de 6 Km. de Arzúa y desayuno un café con leche y el trozo de bizcocho que me han dado en el albergue y que está riquísimo!


El camino hoy es buscadamente solitario. Quiero disfrutar mis dos último días caminando para, después de tantos quilómetros, tomar consciencia de lo que he hecho.

Paro mucho, a disfrutar de los árboles, del murmullo del agua, del canto de los pájaros, del olor a tierra húmeda y a hierba fresca.

Hago vídeos para capturar estos instantes, para recordar las sensaciones y poderlas evocar siempre que quiera.

Más que caminar paseo estos últimos 14 quilómetros que hay de Taberna Vella hasta O'Pedrouzo y me siento fantásticamente bien, contenta, emocionada y feliz.


Llego tarde al albergue, y estoy cansada física y emocionalmente y pienso que cuando entre a la ducha lloraré tanto que quizás no necesitaré ni abrir el grifo.

Pero entro en la que será mi habitación y me encuentro a Paolo, a Ricardo y a Guindilla, tres amigos a los que conocí el año pasado en Mansilla de las Mulas y con los que coincidimos varios días. Van con su sobrino Álvaro y dos amigos más. Total, que entre el reencuentro y las risas me voy a la ducha y ni me acuerdo de llorar.

Después de instalarme salimos todos a tomar una cervecita y a comprar algo para cenar. Estos momentos son deliciosos. Después de una ducha reparadora, estos paseos si rumbo, estos momentos de compartir experiencias, recorridos y anécdotas restauran mi paz interior y me hacen sentir estupendamente. 


Volvemos al albergue y hacemos cena comunitaria. Charlamos un rato y nos acostamos pronto. 

Quieren salir a las 5 de la mañana para llegar pronto a Santiago y poder ir a la misa del Peregrino. A mi no se si me apetece mucho esto de levantarme tan pronto, pero la experiencia puede ser divertida y les pido que me avisen y decidiré según me despierte.

Mañana es mi último día en el Camino!

jueves, 7 de mayo de 2015

ETAPA 30. PALAS DE REI - CASTAÑEDA

La noche ha sido movidita pero finalmente me duermo y me despierto a las 8.

Recojo y desayuno en el albergue. Desayuno de peregrino: café con leche, zumo naranja y tostadas con mermelada.

Cruzo el pueblo y me encuentro con el tipo que pinta las flechas amarillas.

El tipo que pinta las flechas amarillas existe XD

Al salir del pueblo entro en los inmensos bosques de robles. Porque yo pensaba que mayoritariamente habría castaños pero yo veo robles casi en una proporción de siete a tres, y de los 3, uno y medio son castaños y el otro 1,5 eucaliptos.

Bosque de robles y bosque de eucaliptos

El camino hasta Melide es muy agradable y me pasa volando.

Cuando llego son las 12:30 pero a pesar de que es un poco pronto paro en casa Ezequiel a comer pulpo. Está realmente exquisito!!!

Las ollas donde se cuece el pulpo, cortado, tapa y comido

Ponerse a andar después del festín cuesta un montón pero me lo tomo con mucha calma.

El camino va entre bosques y prados. La tarde está fantástica. Hace sol pero no calor y el camino es muy agradable.

Me encuentro con una pareja de Canarias y hacemos un tramo de camino juntos. . Son muy simpáticos y pasamos una buena tarde.

Ellos se quedan en un  albergue dos pueblos antes que yo y hago sola el último tramo.

Paisajes

Llego al albergue sobre las cuatro y media.

Me instalo y salgo a pasear por el pueblo. Es muy pequeñito y poco que ver pero es muy tranquilo y da gusto pasear por sus calles.

Castañeda: 70 habitantes, 3.000 vacas y, hoy, 4 peregrinas

Me paro a hablar con una mujer y cuando empieza a refrescar regreso al albergue.

Me pido una ensalada y después de cenar me voy a dormir.

Ensalada

Maoa de la etapa de hoy:






miércoles, 6 de mayo de 2015

ETAPA 29. PORTOMARÍN - PALAS DE REI

Me despierto a las 7:30, abro la cortinilla (por la noche me encierro dentro de la litera tapándome con la toalla, la capelina, para intentar aislarme al máximo) y, estoy sola!. No me he enterao de nada.

Recojo todo y voy a la plaza a desayunar.

Sobre las 9 empiezo a caminar. Bajo al pantano y coincido con un autocar de americanos. Los sueltan, caminan 15 km con un guía, los recoge un autocar y los llevan a comer chuletón.

Pantano de Balesar

Hoy se nota mogollón que el camino se ha llenado de gente. Voy casi toda la mañana coincidiendo con gente.

A pesar de esto el paisaje es bonito pero durante los 5 primeros km de subida, al salir de Portomarin, casi no hago fotos.

 Horreo

Camino y camino los primeros 14 kilómetros sin detenerme.

Poco antes de llegar a Monterroso hay un roble magnífico y me paro a descansa a sus pies.



Como un poco de queso y nueces y me dedico a examinar a los peregrinos que pasan y los clasifico por equipos: los que hace días que caminan, los que hacen etapas cortas y van sin mochila, los de los pantalones quechua planchados con ralla, las tipo pollo a l'ast, que ponen los palos cruzados en las cinchas de la mochila y cuelgan los brazos, los que hablan a gritos, los que  van rezando, ... una fauna!

Después de comer me tumbo un buen rato y descanso.

Sigo con renovadas fuerzas.

Cada vez va quedando menos gente en el camino. A esta hora están todos comiendo. Yo prefiero llegar y comer/cenar cuando ya estoy en destino.


Llego a Palas de Rei sobre las cuatro. Me instalo en una habitación sólo de mujeres: 4 alemanas y una austríaca.

Me ducho y bajo a pasear por el pueblo. Finalmente me compro cosas para preparar la cena en el albergue.

Quería ir al bar a ver el fútbol pero estoy demasiado cansada,

Mañana más!

Algunos de los animales que veo hoy

Mapa de la etapa de hoy:


ETAPA 28. SAN MAMEDE - PORTOMARIN

Me despierto a las 7. He descansado bastante bien a pesar del ruido del viento y la lluvia, pero al final estoy tan cansada que no oigo nada.

Sigue lloviendo y da una pereza mortal salir. Así que recojo todo, desayuno y me quedo en el comedor mirando por la ventana y ojeando un libro de recetas de cocina casera de Galicia y hago fotos a varias recetas.

Estoy sola en el albergue. Sobre las 10 viene la chica que limpia y como parece que amaina un poco decido salir.

Bajo hasta Sarria con bastante buen tiempo. Solo una lluvia fina.

Atravieso la ciudad a las once de la mañana y para de llover.

Sarria

El paisaje, pasada la vía del tren vuelve a ser espectacular.
Paisajes

Durante toda la mañana llueve, para, llueve, asoma un poquito de sol, llueve, para... y esto quiere decir para, descarga mochila, pon capelina, para, descarga mochila, saca capelina, ... para que os deis cuenta de lo esforzada que es la vida de la caminanta.

Paisajes

A mediodía llego al marcador de 100 km. para Santiago. Momento emocionante. Parece mentira pero ya estoy aquí!!!

Testimonio de mi paso ;-)

Llego a Paradela y como está lloviendo bastante fuerte paro a comer un pincho de tortilla y descansar un poco. Está buenísima y me da ánimos para seguir.

La tortilla y el techo del bar. Una antigua palloza rehabilitada.

Cuando salgo el cielo está despejado y la luz es magnífica.

Hago fotos todo el rato y casi no doy dos pasos sin retratar algo.

Collage

Pero es muy tarde y empiezo a estar cansadísima y tengo que apretar un poco el paso. Llego a Portomarin a la 18:30. Todos los albergues están llenos pero por suerte consigo plaza en uno que es muy nuevo y, como la gente no lo conoce, tiene plazas libres.

Cuando entro encuentro a mis amigas rusas. Comparto habitación con ellas, una alemana y un coreano. Tengo la mejor cama de todos (los guiris no saben escoger, jijiji).

Me instalo, me ducho y salgo a pasear.

Portomarin

Me encuentro con un hombre de Barcelona con el que coincido desde el primer día. Charlamos un rato y me voy a comprar algo para cenar.

Regreso al albergue y me preparo unos espaguetis con champiñones y tomate. Mmmmmmmm

Después de cenar me acuesto pronto. Estoy muy cansada. La etapa de hoy ha sido larga.

El monográfico de hoy: las ventanas del camino

Mapa de la etapa de hoy:


martes, 5 de mayo de 2015

ETAPA 27. FONFRIA DO CAMINO - SAN MAMEDE DO CAMINO

Me levanto a las 7. A pesar de que la habitación era muy grande y había  bastante gente, he podido dormir bien y he descansado.

Recojo todas las cosas y desayuno en el mismo albergue. Está lloviendo y hace mucho viento y no me apetece nada salir. Algunos peregrinos han salido a las seis y media del albergue. A lo mejor piensan que con el paso de las horas el camino se borra y desaparece ¿? En verano tiene lógica empezar a caminar muy pronto por el calor pero ahora?

En fin... cuando acabo de desayunar viene Ciscu, el catalán prejubilado con el que estuve hablando ayer. El decide quedarse pero yo, como no llueve, decido salir.

Saliendo de Fonfría.

No llueve pero hace mucho viento y frÍo. Voy a mi ritmo, parando cada dos por tres, haciendo fotos y deleitándome con el paisaje.

A los dos kilómetros me alcanza Cisco. Al final ha decidido salir. Vamos juntos hasta Triacastela.

Los paisajes son bestiales. Tanto verde!!!! Y entre charla y charla vamos parando para hacer fotos con el convencimiento de que por bonitas que sean, nunca captarán todo lo que vemos.
 
Paisajes

Cuando llegamos a Triacastela, Ciscu se queda a descansar un rato pero yo voy bien y decido seguir y aprovechar la mañana mientras no llueve.

Palloza

Empiezo la subida a San Xil. Bueno, eso no se puede explicar so pena de ser repetitiva hasta el aburrimiento. Es que me encanta! Os lo enseño en fotos para que os hagáis una idea de lo bonito que es.



Llego a San Xil y sigo hacia el Alto de Riocabo resiguiendo toda la cima del monte. Las vistas son espectaculares. 

Horno de leña en San Xil

Paso el alto y empieza a llover. El viento desde San Xil ha sido fuerte pero ahora parece que esté en medio de un huracán. Da un poco de miedo, tan sola por el monte con la tormenta...

Llueve sin parar, más bien, diluvia sin parar y llego a Pintín. Me paro en Casa do Franco a calentarme un  poco y descansar. Desde que he salido de Fonfría no he descansado nada y llevo unos 20 km andados.

A pesar de la lluvia voy parando para hacer fotos.

Después de descansar un rato, y a pesar de que sigue lloviendo, prosigo mi camino. La promesa de una ducha me anima!

Llueve hasta Calvor pero pasado el pueblo el sol sale tímidamente entre las nuves y deja de llover.

Distintas ermitas por las que paso hoy

Sigo bajando. Sarria se ve al fondo pero yo me quedo en San Mamede.

El albergue está muy bien. Comparto habitación can tres mujeres rusas: Irina, Ana y Natacha.

Después de ducharme e instalarme me quedo en la terraza intentando tomar el sol, entre nuve y nuve.

A las 7 cenamos. Lentejas, ensalada, tarta de santiago y fruta.

Despues de cenar empieza a diluviar de nuevo y se va la luz.

Y estoy tan cansada que me voy a la cama ;-)

La fauna de hoy

Mapa de la etapa de hoy: